Un primer paso

Pensamos que, en el mundo globalizado de hoy, la ciudad se ha constituido, paradójicamente, en el lugar necesario donde llevar a cabo el proceso de innovación, crecimiento económico y desarrollo humano en general. De Norte a Sur y de Este a Oeste, las ciudades, reinventándose sin renunciar a su ayer, se han transformado en dinamizadoras de sí mismas y de sus respectivos territorios de influencia.

Andalucía, que cuenta con una dinámica red de ciudades, ha visto florecer en ellas la más profunda creatividad y las más diversas iniciativas sociales y económicas. Pero la extensa dimensión de su territorio y la debilidad histórica de su sistema de comunicaciones han impedido que aquella creatividad e iniciativas se extendiese por toda su geografía de forma armónica y homogénea.

Es el tiempo de las ciudades andaluzas; de que se constituyan en potentes elementos de vertebración de toda la Comunidad Autónoma. Nuestra red de ciudades, equilibradamente ubicadas sobre un territorio que hoy cuenta con más dotaciones de servicios públicos y una amplia mejora de sus comunicaciones, ha de ser la urdimbre sobre la que tejer un proceso de colaboración y cooperación libre, sin más protagonismo que los que generen las propias capacidades de cada una.

En este proceso de cooperación urbana hacia el desarrollo equilibrado de Andalucía, las capitales andaluzas están llamadas, conjuntamente, a ejercer el liderazgo. Por sus poblaciones, por la calidad y diversidad de sus sistemas productivos, por su realidad universitaria cooperativa, por la demostrada capacidad creativa e innovadora de sus habitantes y la evidente atracción que tienen para los de fuera, representantes de las sociedades de Sevilla y Málaga dan un primer paso por este camino.

Existe, además, en el eje de comunicaciones entre la una y la otra, un significativo número de ciudades medias que articulan el territorio entre ambas, un espacio geográfico en el que viven más de tres millones y medio de personas. Un conjunto que, de actuar al unísono, tiene extraordinarias posibilidades de futuro.

Málaga y Sevilla, Sevilla y Málaga… Por la cooperación entre ambas ha de discurrir el futuro de Andalucía.